La seguridad privada en Tijuana se encuentra en la actualidad en un desarrollo permanente y pareciera contar con una constante demanda.

Por diferentes circunstancias y necesidades, se acude a la seguridad privada como un elemento a tener en cuenta como método de protección.

Esta esencialmente es cumplir con el objetivo de resguardar inmuebles, dinero, bienes en general y desde ya vida humana.

Si le damos a una definición a la seguridad privada, esta es básicamente un servicio de vigilancia que tiene la responsabilidad de proteger y custodiar toda clase de bienes, personas para su escolta, vehículos, transporte público y privado, de mercaderías o bienes de valor.

Con el transcurrir de los años este servicio no ha detenido su valor y cotización, se debe principalmente a que las fuerzas públicas no pueden cubrir o custodiar a los civiles de cualquier peligro o riesgo que se presente.

Seleccionar entre carreras la profesión en el área de seguridad no es una mala idea, teniendo en cuenta la demanda derivada principalmente del ritmo vertiginoso sobretodo en las grandes ciudades.

Como consecuencia de las diferentes situaciones que se generan en la vida moderna, los ciudadanos exigen cada vez más por vivencias de alta complejidad una seguridad garantizada, experta y de alta calidad.

Cada vez se exige personal más formado y preparado ante cualquier situación de riesgo, y dotado para su actividad de alta tecnología que le facilite ante cualquier acto la defensa y custodia.

En la actualidad los clientes principales que adquieren este servicio es variado, es consultado y contratado desde el ámbito privado hasta el público. Desde un particular hasta una compañía de gran tamaño.

Para quien cumpla con este servicio debe formarse en la profesión y al momento de iniciar su vida laboral hacerlo en empresas que destinen tiempo y profesionalismo para que su equipo o personal se entrene permanentemente, esto le dará prestigio y trayectoria no sólo a la empresa de seguridad sino también al equipo que las componen.

Dentro del oficio de vigilancia, se pueden diferenciar roles que conciernen al tipo de objetivo a cumplir y por ende que se distinguen en su entrenamiento.

En el sector de vigilancia están contenidas innumerables funciones. Tal vez el más diverso, el sector de seguridad cuenta con un entrenamiento y  un estricto control sobre su función, por ello un vigilador puede adaptarse en tareas de extremo riesgo hasta funciones donde se desarrollan actividades generales como custodiar locales, bancos,  farmacias, shoppings, etc…

Estas pueden ser las funciones más comunes entre los guardias de seguridad, pero las empresas especializadas también brindan servicios específicos para otros sectores que también demandan cotidianamente una seguridad y controles convenientes para el perfil de ese sector. Rubros y locales comerciales de la vida nocturna, entradas de bares y discotecas requieren servicios especiales de custodias y una vigilancia destinada y preparada para cubrir las veinticuatro horas.

En el presente la seguridad privada es un servicio por de más pedido y exige una actualización en el entrenamiento de su equipo, como así también contar con tecnología y herramientas que concreten su trabajo: custodiar y prevenir.