La República Mexicana, al ser un país en donde más del 80% de la población cree en la religión católica, es normal que haya diversos distribuidores de artículos religiosos en México.  La industria de los productos religiosos es una de las formas en las que diversas iglesias pueden sustentarse o poder ser vendidas por empresas de tradicional familiar, es decir, un negocio familiar. Debido a que son muchas las personas que profesan el catolicismo, los negocios que ofrecen a la venta artículos relacionados al tema, tienden a generar un alto porcentaje de ventas.

Uno de los elementos más populares y con mayor venta es definitivamente el rosario. Este producto, al tener diferentes variantes respecto al color, al material de elaboración y al tamaño, puede variar su precio. Esto significa que el dinero obtenido por los rosarios es muy variado. Pero al ser un elemento indispensable en la religión católica, es muy notorio que gran porcentaje de las ganancias de este tipo de negocios se la lleven los rosarios. Este artículo puede llegar a producir en una empresa pequeña alrededor de 68 mil mensuales. Pero dependiendo de las fechas, como lo es el 12 de diciembre, pueden aumentar sus ganancias hasta al doble. Aproximadamente entre los 140 mil mensuales.

A pesar de que puede ser un mercado fuerte, aquellas personas que se dedican a su venta, en especial si son pequeños negocios tienden a tener dificultades para mantener el mercado, por lo que sus principales ventas están relacionadas con la comercialización de rosarios, de imágenes religiosas y de estatuas. Las más populares entre los creyentes son la del Señor de la Misericordia, de Virgen de Guadalupe, del Señor de los Milagro, el Divino Niño. San Judas Tadeo y del Arcángel Miguel. Estas estatuas tienden a estar entre precios mínimo de 400 pesos, por lo que constantemente los vendedores están tratando de que aumenten las ventas de estos artículos.

Frecuentemente, las ventas de estos negocios tienden a incrementar en temporadas de Semana Santa debido a todos los rituales y actividades que se hacen en esta temporada, pero definitivamente en donde hay un mayor incremento de ganancias es a final de año. Esto se debe a que la mayoría de las personas tienen la creencia de al comprar estos productos, en esta época del año, tendrán mayor suerte en aquello que desean.

Así como los creyentes son un buen mercado, también lo son las mismas iglesias. Normalmente aquellos que se dedican a ofrecer artículos a las iglesias son empresas con mayor volumen, es decir, empresas medianas y grandes que puedan ser capaces de suministrar a las iglesias. Los artículos que solicitan las parroquias van referentes a los sagrarios, a las custodias, a las hostias, a los cálices y ciertas veladoras. Por ejemplo, el precio de un sagrario puede estar alrededor de los 15 a los 50 mil pesos mexicanos, dependiendo de la decoración y del material con el que esté elaborado. Por lo que se puede decir que este tipo de empresas tienen mayores ganancias ya que los artículos son más caros, pero su demanda no es tan grande.